Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/bi000271/public_html/library/database.php on line 4
Carne Hueso - CABALLO PERSA
isotipo

CABALLO PERSA

Figura única restaurada de 1960

DESCRIPCIÓN

Realizamos la restauración de este bello caballo íntegramente realizado en madera y con una base en fundición de hierro.

Fotos: Eze Barella

HISTORIA

Herodoto cuenta que en Persia tras dar muerte al usurpador Esmerdis los jóvenes aristócratas que arropaban a la dinastía aqueménida acordaron poner en manos del destino la elección de quién ocuparía el trono vacante. Sería aquel cuyo caballo relinchara primero al salir el sol.

Entonces Darío instó a su caballerizo a orientar el rumbo de la suerte: «Si alguna habilidad tienes, ingéniate para que sea yo y no otro quien posea este honor». El paje le dijo que confiara en él y condujo a su montura hasta el establo de una yegua por la que había mostrado insistente querencia. Tras mantener al corcel durante un rato a raya al fin le permitió cubrirla.

A la mañana siguiente, bien porque el cortejo de quienes realizaban la prueba marchara por las inmediaciones, bien porque el paje acercara su mano impregnada del olor más profundo de su amada a su hocico -Herodoto incluye las dos versiones-, el noble caballo respondió al estímulo y, tras un prometedor resoplido, relinchó con la sonoridad que sólo proporcionan determinados recuerdos. «Al mismo tiempo corrió un rayo por el cielo sereno y retumbó un trueno. Los otros echaron pie a tierra y se prosternaron ante él. Darío, hijo de Histaspes, fue entonces proclamado rey y, salvo los árabes, fueron sus súbditos todos los pueblos del Asia».

Los persas le atribuían un importante papel religioso a los caballos blancos. Los habitantes de Cilicia debían darle uno al día al rey de Persa, que era la encarnación de Mithra, el dios de la Luz y el dueño de los vastos pastos. Mithra conducía un carro tirado por cuatro caballos blancos inmortales, que llegado el momento eran sacrificados en honor a los dioses.

Cuando moría un gran hombre, las manifestaciones pública de dolor y homenaje por su muerte se exageraban hasta el punto de hacer que los caballos lloraran también esa muerte junto a familiares y amigos.

Para lograr que los equinos lloraran introducian granos de mostaza en las fosas nasales de los animales...

(Fuente: elmundo.es)