Mientras el carrusel siga girando, el mundo sigue siendo el escenario para la imaginación y la fantasía. Elegimos fabricar carruseles porque son mágicos, habitables y populares. La calesita es un medio de transporte a la imaginación, y qué mejor que dedicarse a crearlas.